humulus lupulus

blog especializado en cerveza

Archivos por Etiqueta: Tours

Viaje a Francia (III). Tours

Los días sucesivos transcurrieron más o menos igual, visitas a muchos de los castillos y pueblos del Valle del Loira con alguna que otra sorpresa en forma de cerveza. Como ya comenté en la segunda entrega, en todo momento existía alguna alternativa de cerveza artesana con la que compartir el almuerzo, ya fueran cervezas locales o clásicas cervezas belgas. Es muy curioso ver además que en muchos de los castillos de la zona en la tienda de suvenires había cerveza artesana, aunque no me animé a probar ninguna de ellas.

V&B Vins Et Bieres

V&B Vins Et Bieres

La base la teníamos en la ciudad de Tours, donde teníamos apuntados un par de locales más a visitar. El primero era una tienda especializada, llamada V&B Vins Et Bieres, una cadena que tienen varios locales repartidos por Francia, están especializados en cervezas alemanas, belgas y algunas francesas. El local situado a las afueras de la ciudad es como un supermercado de cerveza, tiene unas 350 referencias donde no falta ninguno de los clásicos belgas y alemanes, casi todos factibles de conseguir en nuestro país. Me llamó especialmente la atención la gran cantidad de cervezas Lindemans que tenían, parece que por esta zona son auténticos fans.

Tienda de Le Gambrinus

Tienda de Le Gambrinus

Mi idea era comprar algunas cervezas francesas desconocidas para mí, la sorpresa llegó cuando a la hora de preguntarle a alguno de los dependientes ninguno tenía mucha idea y lo más sorprendente es que ninguna hablaba más de media palabra en inglés. Como anécdota comentar que a la hora de pagar nos tuvieron que escribir el precio por no saber decirlo en inglés, sorprendente cuanto menos. Sin ayuda de los dependientes y sin conexión a internet me dejé guiar un poco por la intuición y los estilos y me traje una buena remesa de cervezas francesas. También disponen de una barra con algunos grifos, pero en esta ocasión decidimos no tomarnos nada allí.

Para la última tarde dejamos pendiente una visita a la cervecería Le Gambrinus, situada muy cerca de la estación de tren es un amplio local que cuenta además con tienda propia, un par de estanterías llenas con cervezas francesas y grandes marcas europeas como De Molen, Mikkeller… entre otras. Además disponen de 10 grifos donde tienen una buena selección de cervezas europeas.

Moinette Blonde

Moinette Blonde

El local tiene una zona a la entrada con algunas mesas altas y un salón interior con más mesas, también tienen una pequeña terraza en la parte de atrás que muy amablemente nos indicó el camarero y donde acabamos sentándonos para degustar unas cervezas. La primera fue la Amarillo de Molen, llevaba días sin probar una IPA y necesitaba una ración de lúpulo, ni que decir tiene que me supo a gloria, amarga, resinosa, herbal y cítrica con una buena base de caramelo, lo más curioso fue la “tapa” que nos pusieron, un pequeño bol con malta, sorprendente.

La segunda ronda fue para la Rodenbach Rosso, una Flandres Red Ale muy fresca, con matices de frambuesas y cerezas, notas ácidas, algo de madera y levadura con un fondo dulce que con el calor que hacía se bebía sola. Finalmente para acabar me pedí una Moinette Blonde de Brasserie Dupont, una Belgian Strong Ale con un 8,5% ABV con notas de caramelo, azúcar, levadura, pan y notas cítricas bastante buena.

Con esto pusimos fin a nuestra estancia en el Valle del Loira, no fue un viaje pensado en la cerveza, pero vengo gratamente sorprendido con la importancia que le están dando al producto. Tengo en la despensa unas cuantas botellas que se vinieron conmigo, en futuros posts os iré hablando de ellas.

Anuncios

Viaje a Francia (II). Tours

Después de hacer una noche en Burdeos el viaje continuó hacia el norte al día siguiente, nuestro destino final y campamento base era la ciudad de Tours, desde allí nos moveríamos en coche para visitar los muchos castillos y pueblecillos de las orillas del rio Loira.

Cerveza local de Brasserie L'Aurore

Cerveza local de Brasserie L’Aurore

He de reconocer que no tenía demasiadas esperanzas de que fuera un viaje con protagonismo cervecero, sabía que la zona y el país es más reconocido por el vino, pero para mi sorpresa en todos los lugares a los que acudimos a comer o a tomar algo siempre existía una alternativa a las clásicas cervezas industriales, lo cual ya dice mucho. Esto comencé a descubrirlo muy pronto, este primer día, en un pueblo llamado Villandry donde paramos a ver el primer castillo de la ruta aprovechamos para comer, la población es muy pequeña aunque turística. Nos decidimos por un pequeño restaurante, donde para mi sorpresa disponían de 4 variedades diferentes de cervezas locales. Obviamente no lo dudé dos veces, la elección fue una Turone Blonde de la Brasserie de L’Aurore, una cerveza con un 6,5% ABV con matices de pan, caramelo, especias y miel, fácil de beber y bastante buena, especiada, con notas de pimienta y miel en la boca.

Una vez instalados en Tours decidimos ir a dar un paseo por el centro de la ciudad, por cierto además muy recomendable, calles y edificios te transportan unos cuantos años atrás. A la hora de acercarnos a tomar unas cervezas nos decantamos por la cervecería Les Berthom, una franquicia con varias sedes en Francia que aparecía como principal referente cervecero de la ciudad.

Cervecería Les Berthom en Tours

Cervecería Les Berthom en Tours

La visita es muy recomendable, aunque solo sea por ver la decoración, por dentro recrea perfectamente un pequeño pueblo, con calles y casas sin que falte el más mínimo detalle. Sobre las cervezas la oferta es única y exclusivamente belga, no faltan los clásicos y casi todas las referencias de Lindemans, cervecera a la que son muy aficionados en esa zona.

Durante el rato que pasamos en este local me tome una Vedett Extra Ordinay IPA, una IPA de estilo belga con un 6% ABV muy aromática con matices cítricos y herbales, notas de melocotón, pan y levadura, no era nada del otro mundo pero cumplía perfectamente.

Cervecería Les Berthom en Tours

Cervecería Les Berthom en Tours

La segunda ronda fue para un clásico, La Chouffe, ambas de barril, una Golden Ale con un 8% ABV con notas dulces, matices de caramelo, miel y melocotón, en la boca es dulce, acaramelada, con notas de pan, bizcocho, miel y melocotón, una opción que nunca falla.

A la hora de buscar un sitio para cenar tras pensarlo un poco nos decantamos por un restaurante en el que todos sus platos están elaborados a base de queso, y nuevamente como pasó en la comida a la hora de pedir la bebida nuevamente me quedé sorprendido cuando el propio camarero me ofreció cerveza artesana. En esta ocasión desconocía la marca, así que me dejé sorprender, la cerveza en cuestión resultó ser Loirette 7,5 una Belgian Ale elaborada por la cervecera Pigionelle con sede en una población cercana, la cerveza en sí es acaramelada, con matices de pan, bizcocho, notas florales y levadura, se bebe muy fácilmente, pero resultó ser la más floja del día.

Después de un día así he de decir que me cambió bastante la percepción del panorama cervecero francés, el cual creía por debajo del nuestro, pero a día de hoy es algo que ya no tengo tan claro. Las cervezas no eran las mejores del mundo ni mucho menos, pero si me gustó el apoyo que le dan a su producto local, algo de lo que deberíamos aprender. En la próxima entrega os hablaré de algunos locales más que visitamos por la zona, pero eso será la próxima semana.