humulus lupulus

blog especializado en cerveza

Archivos por Etiqueta: HazelNut Brown Nectar

Rogue Hazelnut Brown Nectar

Siempre divertidas y llenas de sabor, es el lema con el que se conocen las cervezas de Rogue Ales. Esta micro americana fue fundada en el año 1988 en Ashland (Oregón), comenzaron a hacer cerveza en un sótano y abrieron un pequeño Brewpub donde vendían sus cervezas. Tan solo un año después de su creación Jack Joyce uno de sus fundadores vagaba por Newport (Oregón) buscando un local mayor para su fábrica, cuando conoció a Mohave Niemi, del Mo’s Restaurant, creadora de la sopa de almejas de Mo. Niemi le hizo a Jack una oferta que no pudo rechazar, lo llevó al restaurante original de Mo y le ofreció el espacio vacío para que abriera allí su Brewpub a un precio muy barato pero a cambio de dos condiciones, que una imagen de Mo desnuda en una bañera se mostrara siempre en el pub (todavía existe hoy en día) y que Rogue ayudara a los pescadores locales. Nació así lo que es hasta día de hoy la fábrica de Rogue.

RogueHazelnut_01

En el año 1989 se une a Rogue John Maier, actual maestro cervecero, después de haber pasado una buena temporada trabajando para Alaskan Brewing Company, Maier encaja perfectamente en la filosofía de Rogue, como el mismo dice en la variedad está las sal de la vida. Los lugareños también se volcaron con el proyecto y muchos de ellos se unieron a la cervecera y se convirtieron en trabajadores. En la actualidad Rogue ha producido más de un centenar de cervezas, sus cervezas están pensadas para acompañar a la comida y han colaborado con afamados chefs americanos.

RogueHazelnut_02

La cerveza de la que hablamos hoy es la HazelNut Brown Nectar, una Brown Ale con un 6,2% ABV y 33 IBU de amargor. Para su elaboración se utilizaron maltas Pale, Munich, Hugh Baird Brown, Crystal 80, Crystal 135, Carastan y Chocolate, extracto de avellana y lúpulos Saaz y Perle. Cerveza de color marrón rojizo, con una leve turbidez, y una fina capa de espuma beige, cremosa y de buena retención en el vaso. Desprende un rico aroma a avellanas, pero se dejan notar también notas de caramelo, chocolate, pan, galletas y ciruelas. En la boca se vuelve a notar la avellana, pero sin ser empalagosa, es cremosa, con un cuerpo medio, se aprecian matices de malta, pan, galleta, chocolate, frutos secos y un ligerísimo punto afrutado y herbal, tiene una carbonatación baja/media, está muy bien integrada la avellana lo que le da un equilibro extraordinario. El retrogusto es intenso, con un final cremoso marcado por la avellana.

Cremosa, aromática, con matices de avellana, caramelo, chocolate, galletas, un placer para los sentidos.

Valoracion_9