humulus lupulus

blog especializado en cerveza

Archivos por Etiqueta: Burdeos

Viaje a Francia (I). Burdeos

Hace unas semanas nos tomamos un descanso y nos escapamos unos días a Francia, el destino era la zona del valle del Loira. Aprovechando el viaje en coche decidimos hacer una parada en Burdeos, a penas teníamos una tarde pero fue suficiente para conocer el centro de la ciudad y tomar contacto con algunas cervezas francesas.

Tienda La Cave des Moines

Tienda La Cave des Moines

Después de una pequeña odisea con el coche por las calles de Burdeos (los semáforos llegan a ser desesperantes en esta ciudad), llegamos al hotel, aprovechamos para comer y nos dirigimos al centro, esta vez en tranvía. Nada más llegar nos encontramos con la primera referencia de cerveza, justo en la estación que nos bajamos se encontraba el bar The Frog & Rosbif, en aquel momento estaba cerrado pero lo ojeamos un poco por fuera y vimos que elaboraban su propia cerveza, así que era un buen candidato para pasarse más tarde.

En Burdeos tenía como referencia una tienda especializada llamada Bordeaux Beer Shop de la que había leído buenas críticas por internet, por la información que mostraban en su web no faltaban las grandes referencias europeas y algunas clásicas americanas, pero mi interés en este viaje era probar y comprar cervezas francesas y probar algunas referencias locales. Después de un tranquilo paseo por el centro de Burdeos, decidimos acercarnos a esta tienda, el centro de Burdeos no es demasiado grande así que nos acercamos andando. Cuando llegamos nos llevamos un chasco, justo ese día la tienda estaba cerrada.

Equipo de elaboración de The Frog & Rosbif

Equipo de elaboración de The Frog & Rosbif

Por suerte a escasos metros de allí descubrimos otra tienda de cervezas, La Cave des Moines, y esta si estaba abierta, entramos y vimos que tenía una buena cantidad de cervezas sobre todo europeas y en concreto belgas, vimos que también tenían cervezas de Naparbier, de las que nos comentó el responsable de la tienda que se vendían muy bien y que recientemente habían estado en Pamplona visitando la fábrica. Preguntamos por cervezas francesas, nos recomendaron algunas, varias de ellas ya las conocía y además se ven habitualmente por aquí, así que me cante por comprar unas pocas botellas de otras referencias desconocidas, y un par de botellas de cervezas locales, elaboradas en Burdeos.

Frog Beer Kersplat!

Frog Beer Kersplat!

Con la mochila llena y con el calor que hacía decidimos acercarnos a The Frog & Rosbif, el brewpub que habíamos visto a nuestra llegada, teniendo cerveza propia me llamaba más la atención que cualquier otra cervecería típica. A esa hora ya estaba abierto, tiene una pequeña terraza pero decidimos entrar y beneficiarnos del aire acondicionado. Es un local amplio que recuerda a una taberna alemana, una gran barra preside la sala con varias mesas y bancos que llenan el local, al fondo tienen un pequeño equipo de elaboración con capacidad para 500 litros, lo que les permite elaborar sus propias cervezas. En la carta tenían varias referencias, la mayoría de ellas en barril. Empecé probando la Kersplat! una Wheat Ale con un 4% ABV de color amarillo pajizo, con aroma a pan, cereal, trigo, especias y flores, fácil de beber con notas especiadas y leve punto cítrico en boca, que me dejó muy gratamente sorprendido.

Frog Beer London Porter

Frog Beer London Porter

Mientras degustaba la cerveza me fijé que en los posavasos hablaban de esta cerveza que había sido premiada ese mismo año en la Dublin Craft Beer Cup con una medalla de bronce, junto con otra de sus cervezas, la Wham! una American Pale Ale con un 4,5% ABV que se convirtió en la segunda opción. Una cerveza de color dorado, limpia, con una corona de espuma blanca cremosa, muy aromática con notas cítricas y de melocotón, fresca, amarga, con notas herbales y cítricas en la boca, otra grata sorpresa. No contento con esto me decidí por una más, me fijé que otra de las cervezas que recomendaban era una Black IPA, pero que lamentablemente no estaba disponible, así que me decanté por una Porter que estaban estrenando y que servían con hand pump, llamada London Porter con un 4,8% ABV. En la copa se mostraba con un color marrón oscuro casi negro y una fina capa de espuma blanca, en la nariz se apreciaban maltas tostadas, chocolate, cacao, bizcocho y caramelo, en la boca matices de caramelo quemado, cacao, chocolate, regaliz y leves notas ahumadas, el resultado una porter sensacional que además fue la que más me gustó de todas.

Barajaos la posibilidad de cenar allí mismo, pero el precio de la comida nos pareció bastante elevado para lo que ofrecían, así que con este buen sabor de boca decidimos poner punto y final a nuestro primer contacto con la cerveza artesana en Francia.

Anuncios