humulus lupulus

blog especializado en cerveza

Archivos por Etiqueta: Brooklyn

Viaje a Nueva York (V)

El domingo nos levantamos todavía con la resaca del sábado (leer aquí), este iba a ser nuestro último día completo en Nueva York, el día siguiente lo habíamos reservado para compras, así que para esta jornada teníamos previstas visitas por los barrios de Harlem y Brooklyn.

Fachada del Tap Room de Broklyn

Fachada del Tap Room de Broklyn

Después de una pintoresca mañana por el barrio de Harlem, llegamos a Brooklyn poco después del mediodía, allí en el barrio de Williamsburg se encuentra la fábrica de Brooklyn Brewery. En la 11th Street un enorme logo de la cervecera te da la bienvenida, en esa calle tienen varios edificios que utilizan como almacén. En uno de ellos es donde se encuentra ubicado el Tap Room.

NuevaYorkV_02

Entrada a la fábrica de Brooklyn

La entrada al Tap Room está vigilada por un americano de dos por dos que limita el acceso según el aforo, por suerte cuando llegamos no había demasiada gente, más aun teniendo en cuenta que los domingos las visitas a la fábrica son gratuitas. Una vez dentro cuatro grandes fermentadores te dan la bienvenida, al lado se encuentra la tienda oficial, donde venden todo tipo de merchandising y también las fichas para pagar las cervezas del Tap Room. Los precios son de 5$ por ficha o 20$ por 4 fichas, cada cerveza costaba 1 ficha, salvo alguna excepción que llegaba a las 2 fichas, de los precios más elevados que vimos en Nueva York, teniendo en cuenta que además usan vasos de plástico.

El Tap Room tiene aspecto de almacén antiguo, con varias mesas y bancos donde se pueden degustar sus cervezas, aquel día tenían pinchadas diez cervezas, 1/2 Ale, Scorcher, Summer Ale, Weisse, Lager, EIPA, Summer Ale, Buster, Weizenhammer y Blast. Empezamos probando algo fresco, nos decantamos por Lager y Summer Ale. La primera una cerveza de color cobrizo claro y espuma blanca cremosa, con matices de pan, cereal y flores, de amargor moderado y trago largo. La segunda de color dorado y espuma blanca cremosa, cítrica y floral, amarga y fresca muy fácil de beber. Para la siguiente ronda nos decidimos por la Blast una cerveza que no conocía, una IPA elaborada con 10 lúpulos con un 8,4% ABV y 53 IBU de amargor, una cerveza de color cobrizo, muy cítrica con matices de pomelo y naranja, amarga y resinosa muy rica.

Brooklyn Blast y fichas

Brooklyn Blast y fichas

Mientras tomábamos las cervezas hacíamos tiempo para entrar a visitar la fábrica, el americano de la puerta es el encargado de repartir los tickets cada media hora. La visita dura unos 30 o 40 minutos, y te enseñan la zona de cocción y maceración, y posteriormente la zona de fermentación y embotellado. Me llamó la atención el tamaño de la fábrica, me la esperaba mucho más grande, las cocciones que hacen son de 6000 litros, eso sí la fábrica se encuentra totalmente modernizada y automatizada.

Cuando terminamos la visita decidimos buscar un sitio para comer, muy cerca de allí encontramos una pizzería llamada Best Pizza donde preparan pizzas al más puro estilo Brooklyn, nos decidimos por unas porciones variadas. También contaban con cuatro grifos de cerveza donde tenían pinchadas cervezas de Brooklyn y la típica Budweiser. Después de la comida nos decidimos a dar un paseo por el bullicioso barrio de Williamsburg, hasta que una tormenta nos obligó a refugiarnos.

Entre la lluvia conseguimos llegar al Barcade, uno de los bares más conocidos de Brooklyn y de Nueva York, situado en el 388 de Union Avenue, tiene aspecto de viejo almacén, la verdad es que visto desde fuera no invita a entrar. Una vez dentro te encuentras con un local amplio, con una barra bastante grande, algunas mesas y una enorme cantidad de máquinas recreativas. Tiene aspecto de antiguo y descuidado, pero la nada despreciable cantidad de 25 grifos bien valen la pena.

Grifos del Barcade de Brooklyn

Grifos del Barcade de Brooklyn

Comenzamos probando la Penn Kaiser Pils, una Pilsner con un 4% ABV elaborada en Pensilvania, de color amarillo pálido, con matices de pan, cereal, manzana roja, cítricos y flores, de amargor moderado, muy fresca y fácil de beber. A continuación probamos la Weizen Bam de Jolly Pumpkin, una Framhouse elaborada con trigo, con aroma especiado, matices de pan y cereal, levadura y notas ácidas, en

Máquinas recreativas de Barcade

Máquinas recreativas de Barcade

la boca es ácida y seca, con notas de levadura, heno y especias, muy rica.

De vuelta en Manhattan visitamos Eataly, un mercado con restaurante y cervecería propiedad de Dogfish Head, Baladin y Birra del Borgo, aquí puedes encontrar a la venta prácticamente todas las cervezas de Dogfish Head, bueno todas menos la 120 minutes. Decidimos subir al piso de arriba donde está la cervecería, pero el ambiente tan agobiante que había, que impedía casi caminar hizo que lo descartáramos. Decidimos entonces acercarnos a The Whole Food Market de Houston Street, esta cadena de supermercados tiene varios repartidos por todo Nueva York, pero este en concreto tiene una sección de cervezas bastante grande, y fue aquí donde después de varios días buscando al fin encontré la 120 minutes de Dogfish Head.

Con la satisfacción del trabajo hecho fuimos a cenar muy cerca de allí a Katz’s Delicatessen, donde preparan un pastrami para perder el sentido. Con esto pongo punto y final a lo que fue el viaje a Nueva York, un viaje que disfruté mucho, una ciudad que hay que visitar alguna vez y una calidad cervecera que me dejó alucinado.

Anuncios