humulus lupulus

Blog dedicado al mundo de la cerveza

Archivos por Etiqueta: Benjamin

Historias de la Cerveza: Cerveza y Religión

Si hay algo en el mundo tan practicado como la religión, es beber cerveza. Y es que gracias a esta costumbre la humanidad ha conseguido sobrevivir y prosperar a lo largo de los siglos. A ella le debemos invenciones y descubrimientos tan importantes como el oxígeno, descubierto por Joseph Priestley, gracias al cual pudo inventar las bebidas con gas, o el descubrimiento de la levadura que llevó a Louis Pasteur a inventar la pasteurización y que a su vez es el origen de la microbiología, haciendo que años después el escocés Alexander Fleming inventase la penicilina, salvando con ello millones de vidas. Ya con la aparición de la bebida, en la civilización Sumeria inventaron pajita para sorber líquidos, ya que con ella evitaban ingerir los posos dejados tras la fermentación.

Ceres, diosa de la cerveza

Ceres, diosa de la cerveza

Pero estos hechos van más allá de lo terrenal. Si nos remontamos a 4.000 años antes de Cristo, fecha en la que data la primera inscripción que explica los procesos de elaboración de la bebida denominada Ka en la antigua Mesopotamia, encontramos el inicio de la parte mágica y mística de la cerveza con el himno de Ninkasi, diosa de la cerveza en aquella cultura. En el antiguo Egipto, se atribuía la creación de la cerveza a Osiris, dios del más allá, por lo que era costumbre ofrecérsela a los dioses en los ritos funerarios, al igual que sucedía en la antigua China, durante las dinastías Xia Shang y Zhou.

Son numerosos los pueblos que han tenido dioses y diosas de la cerveza, casi siempre asociados a la agricultura, las cosechas y la fecundidad, y se cree que ésta es la razón por la que la figura encargada de la producción en la antigüedad fuese la mujer. En babilonia llamaban Marduk al dios del Sol y la cerveza, Yasigui o Mdaba Mwana Waresa eran diosas africanas que estaban asociadas a la cerveza. Los celtas adoraban a Latis, los romanos a Ceres, en las mitologías báltica y eslava estos dioses eran llamados Ragutis y Ragutien. Y hoy día los belgas aún veneran a Saint Arnold de Soissons, patrón de los elaboradores.

St Sixtus

St Sixtus

Durante la edad media se consideraba más saludable que el agua al quedar libre de contaminaciones después de hervirse. Fue entonces cuando la industria cervecera en Europa quedó limitada a los monasterios, donde los monjes poseían tiempo y dinero para investigar y elaborar, llegando a dominar el comercio de este producto hasta el siglo XI. Actualmente solo quedan diez abadías de la orden trapense que siguen elaborando cerveza, una en Estados Unidos, otra en Austria, dos en Holanda y seis de ellas en Bélgica.

Desde el origen de las civilizaciones ha existido siempre un vínculo entre las creencias religiosas del hombre y, la fertilidad y el cultivo de la tierra, lo que implica que la cerveza al estar hecha con cereales provenientes de la agricultura, haya sido la ofrenda más empleada en la mayoría de los rituales funerarios, así como representar la actividad económica de muchos monasterios. Hoy día es una de las bebidas más populares y posiblemente la bebida de una nueva religión, el futbol.

 PD. Las fotos tienen sus respectivos derechos de autor

Historias de la cerveza: The Beer Hunter

Su nombre es en realidad Michael Jackson pero no cantaba ni bebía pepsi, bebía cerveza y es lo que hacía para ganarse la vida. Viajó alrededor del mundo probando cervezas y escribiendo sobre aquellas que más le hacían disfrutar, un trabajo muy duro, pero alguien tenía que hacerlo. Y por ello siempre será conocido como The Beer Hunter, el cazador de cervezas.

Michael Jackson uno de los personajes cerveceros del siglo XX

Michael Jackson uno de los personajes cerveceros del siglo XX

Tal fue su calidad humana y su influencia en la cultura cervecera, que años después de su fallecimiento en el año 2007, se sigue lamentando con profundo pesar tan irreparable pérdida. Quizás no fue la primera persona que empezó a hablar de cerveza en términos de estilos, ni fue la primera en tratar esta cultura como un disciplina seria, pero consiguió acercar al gran público cervecero sus conocimientos, adentrándose en las diversas tradiciones con explicaciones claras y concisas. En 1977 publicó la primera guía de cervezas, en la que se reunían gráficos y definiciones de los diferentes estilos cerveceros existentes en el mundo.

El interés por esta manera de clasificar las cervezas tuvo un comienzo casual, durante un viaje a Holanda, allá por finales de la década de los años sesenta. John Lennon y Yoko Ono se habían encamado en favor de la paz mundial en el hotel Hilton de Amsterdam, el submarino amarillo era todo un éxito en las tiendas de discos y la gente lo cantaba en los bares, pronunciando “We all live in a Jelle Submarine” en homenaje a un primer ministro holandés de la época. Durante un carnaval, la fecha del año en la que los habitantes de los Países Bajos se desinhiben por completo.

Portada del libro Grat Beer Guide

Portada del libro Grat Beer Guide

Después de haber tomado unas cuantas pintas de una conocida Lager autóctona, fue cuando un hombre disfrazado con una máscara de Lennon le ofreció beber de un cáliz con una cerveza que desprendía un fuerte aroma y era muy oscura, con desconfianza la probó y al momento sintió toda una explosión de sabor.

El hombre de la máscara al ver su cara de satisfacción, preguntó si era de su agrado, y por supuesto Michael asintió con contundencia. Entonces el hombre le dijo que se trataba de una cerveza trapense, elaborada por monjes en una abadía, y si aquello realmente le gustaba, estaba en el país equivocado. Le dijo que podía encontrar un autobús cerca que le llevaría unos kilómetros tras cruzar la frontera del país vecino. Después de este encuentro se separaron y ya nunca llegó a saber quien era el hombre con máscara. De modo que a la mañana siguiente, resacoso y desaliñado, hizo caso del consejo, viajó hasta Amberes, y su vida cambió para siempre.

Portada del libro Ultimate Beer

Portada del libro Ultimate Beer

En esa primera visita descubrió que no todas las cervezas eran Pils en la Europa continental, y entonces se dio cuenta de que Bélgica ya poseía una amplia denominación de estilos de cerveza, como él nunca había podido imaginar. Probó De Koninck, Duvel, las Westmalle Dubbel y Tripel, y una Gueuze sin identificar, asombrándose con cada trago, según cuenta él mismo en su legado. Imagino que después de aquel largo fin de semana, la cerveza le supuso una pasión mayor que su otras dos grandes pasiones, hasta entonces: escribir, la cocina y el deporte del rugby. Era un amante del Jazz y de los buenos sabores, y supo combinar a la perfección su excelente prosa con el amplio análisis sensorial y organoléptico, para poder ofrecer a los amantes de la cerveza y el whisky todas sus anotaciones de la manera más gráfica y sencilla posible.

Su trabajo ha servido y servirá de inspiración para largas generaciones de cerveceros de todo el mundo. La importancia de haber clasificado las cervezas según sus estilos se refleja en ámbitos tan importantes como el Beer Judge Certification Program (BJCP), integrado por algunos de los jueces internacionales más reconocidos, que utiliza estas pautas para evaluar las cervezas. Cada año los maestros cerveceros siguen los estilos cerveceros definidos para la elaboración de sus recetas, que beben cientos de miles de personas. Incluso llaman a sus cervezas con los nombres originales de aquellas elaboraciones tradicionales que reproducen, y que tal vez nadie conocería si no fuese gracias a The Beer Hunter y a aquel hombre con la máscara de John Lennon.

 PD. Las fotos tienen sus respectivos derechos de autor

Historias de la Cerveza: Pumpkin Ale

Por estas fechas son muchos los fabricantes que optan por elaborar un estilo de cervezas bastante peculiar, que ya sea o bien para ensalzarlas, o bien para denostarlas, no dejan indiferente a nadie. Son las llamadas en lengua inglesa Pumpkin Ale, las cervezas de calabaza, una receta que ha pasado de hacerse por necesidad a convertirse en un producto comercial de temporada.

La cabaza ingrediente principal en estas cervezas

La cabaza ingrediente principal en estas cervezas

Cuando los primeros colonos llegaron al nuevo continente, descubrieron nuevas frutas y hortalizas entre las que se encontraban la calabaza, que eran uno de los alimentos esenciales durante el invierno, de los habitantes nativos, que secaban su carne en lonchas para conservarla. Estos primeros europeos emigrados comenzaron a obtener los azúcares y almidones para poder fermentar las bebidas que endulzaran sus labios, ante la ausencia de importación y cultivo de cebada, para maltear. Este uso se describía ya en una canción del folclore americano en 1643, y es sabido que personalidades como George Washington, Ben Franklin y Thomas Jefferson también incluyeron este ingrediente en sus recetas.

A lo largo de los siglos XVIII y XIX eran habituales en la fabricación de cerveza y bebidas espirituosas los nabos, las melazas, las manzanas, el maíz y las calabazas, que eran los víveres más comunes en América. A comienzos del siglo XX, en los bares se pedía el Flip, un combinado de ron, cerveza de calabaza, azúcar moreno y calabaza seca, en el que se sumergía un agitador de hierro incandescente para caramelizar los azúcares no fermentables, a la vez que hacía espuma, y le daba a la bebida un sabor quemado y amargo.

Algunas Pumpkin Ale Americanas

Algunas Pumpkin Ale Americanas

Tras la ley seca, con una agricultura más desarrollada, prevalecieron las cervezas tipo lager de estilo alemán y bohemio, elaboradas con lúpulo y cereales, no siempre malteados. Hasta que en los años ochenta, con el renacimiento de la cerveza artesana, el propietario de la Buffalo Bill´s Brewery de California, William Owens, encontró una receta formulada por George Washington en la que se usaba pulpa de calabaza en el macerado. Owens que también era agricultor, machacó una de sus calabazas gigantes, y la maceró con los ingredientes de su Amber Ale común. Cuál fue su desilusión al descubrir que el sabor de la calabaza no estaba presente en el producto ya fermentado y carbonatado. Pero entonces se le ocurrió hacer otro lote, esta vez usando solo las especias con las que se condimenta habitualmente la tarta de calabaza. Nacía así la primera Pumpkin Ale moderna.

Etiqueta de la Timmermans Pumpkin Lambicus

Etiqueta de la Timmermans Pumpkin Lambicus

En los últimos años han ido surgiendo nuevas recetas, incluso fuera del continente americano, en las que se usan desde purés de calabaza hasta saborizantes artificiales, acompañados de avellana, canela, clavo, jengibre o pimienta de Jamaica. Son cervezas que oscilan entre 4% 7% ABV, y no siempre se emplean levaduras ale, como para la Lakefront Pumpkin Lager. Otras cerveceras también la combinan con otros estilos como es el caso de Four Peaks Pumpkin Porter, Cape Ann Brewing Company´s Fisherman´s Pumpkin Stout o Timmermans Pumpkin Lambicus, una de las primeras elaboradas en Europa, tan solo unos años atrás.

En ocasiones tienen un sabor muy dulce y empalagoso, pero existen cervezas en las que las especias dan equilibrio y armonía a los sabores, dejando notas de caramelo, melaza, avellana e incluso terrosas. Algunas de las Pumpkin Ales mejor valoradas son: Brooklyn Brewery´s Post Road, Dogfish Head Craft Brewery´s Punkin Ale, Carolina Beer Company´s Cottonwood, Shipyard´s Pumpkinhead Ale y Pugsley´s Signature Series Smashed Pumpkin, Schlafly´s Pumpkin Ale y Smuttynose Brewing Company´s Pumpkin Ale.

Es evidente que la popularidad de estas cervezas se ve acrecentada por el día de Pumpkin Chunkin y de Halloween, festividades americanas en las que el fotogénico fruto naranja es el protagonista. En estos días es tradicional la comida y bebida a base de calabaza, así como vaciarlas para hacer linternas con ellas o lanzarlas con una catapulta para que se rompan. Pero cómo llegó la calabaza a convertirse en el símbolo de estas celebraciones es otra historia.

 PD. Las fotos tienen sus respectivos derechos de autor

Historias de la Cerveza: Oktoberfest

Este año se celebra la 181 edición del Oktoberfest, la mayor fiesta dedicada a la exaltación de la cerveza del mundo, celebración que data del 12 de octubre de 1810, fecha en que los habitantes de Múnich festejaron la boda del Rey Luis I con Teresa de Baviera. Debido a la climatología se adelantó en el calendario y en la actualidad comienza el primer sábado después del 15 de septiembre, y se prolonga de 16 a 18 días. Ésta está previsto que comience el próximo sábado 20 de septiembre hasta el 5 de octubre.

Schottenhamel la carpa más antigua donde da comienzo la fiesta

Schottenhamel la carpa más antigua donde da comienzo la fiesta

La celebración comienza a las once menos diez de la mañana, en la Joseph Spitalstrasse en el centro de Múnich, de donde parte una comitiva encabezada por la carroza que lleva al niño de Múnich, Münchner Kindl, seguido por el alcalde de la ciudad, los fabricantes de cerveza y trabajadores de la feria, que llevan simbólicamente la cerveza al Oktoberfest, y todos los feriantes, artistas y ciudadanos, que van recorriendo las calles hasta llegar al recinto ferial conocido como Theresienwiese, algo así como la pradera de Teresa. Esta tradición se sigue desde 1887, cuando los productores, wirte, se reunieron por primera vez en este prado para inaugurar la fiesta. Durante el Wiesnwirte, se pueden admirar los impresionantes carruajes, tirados por caballos engalanados con guirnaldas, que portan los enormes barriles de madera. Todo ambientado con los trajes típicos bávaros y la música que no dejará de sonar en las dos semanas siguientes.

Hacker Festzelt otra de las carpas más conocidas de Munich

Hacker Festzelt otra de las carpas más conocidas de Munich

Como manda la tradición, el recinto ferial se abre a las doce en punto de la mañana con la pinchada de un barril de madera decorado, con 200 litros de cerveza, que debe ser golpeado el menor número de veces, por el alcalde de la ciudad, en la carpa Schottenhamel, la más antigua de todas. Una vez abierto, se anuncia al grito de O´zapft is! Y se lanzan doce salvas de cañón, para a continuación comenzar a servirse la primera jarra, maß, que será para el propio alcalde. En esta ocasión el actual alcalde, Dieter Reiter, se estrena en esta tarea que llevaba desempeñando su predecesor durante más de veinte años. Además como Reiter es diestro, y el anterior era zurdo, la instalación para este acto deberá ser modificada.

Típica camarera bávara cargando maß de cerveza

Típica camarera bávara cargando maß de cerveza

El recinto cuenta con 14 grandes carpas pertenecientes a las cerveceras de Múnich, cada una decorada con una figura distinta y con un ambiente diferente, pero todas inspiradas en el encanto de la bella Baviera. En ellas se celebran distintas actividades, pero las más habituales son comer, beber y cantar. También hay carpas para descansar, pequeñas carpas donde no es necesario reservar, con precios más populares en sus especialidades, e incluso una carpa donde beber vinos, vinos espumosos o champán. Las cerveceras oficiales del Oktoberfest, que pueden producir de manera oficial la cerveza que se sirve, son solo seis: Augustiner, Hacker-Pschorr, Löwenbräu, Paulaner, Spaten y Hofbräu-München. Y en cuanto a gastronomía la feria se sitúa a un alto nivel, no solo con las carnes y salchichas, sino que también se puede disfrutar de platos típicos de pescado, tanto de río como de mar.

Oktoberfest_04Durante la mañana del primer domingo del Oktoberfest se organiza un desfile con los trajes y las armas tradicionales, rememorando el que se celebró en 1835 en honor a las bodas de plata del rey Luis I y Teresa de Baviera. La asistencia al desfile es gratuita, salvo que se quiera ver desde una tribuna, para lo cual se pueden adquirir entradas. Una vez más la comitiva va encabezada por el Münchner Kindl, que aparece en el escudo de armas de la ciudad, seguido por unas 8.000 personas.

La feria ha sufrido varias interrupciones durante los periodos de guerra o la gran crisis de Alemania, el nazismo hizo ondear su bandera en sustitución de la de Baviera, e incluso fue objetivo de un atentado terrorista en 1980. Pero por fortuna es una fiesta que no deja de crecer año tras año, maravillando a todo aquel que la visita. Tal es su trascendencia que ha traspasado fronteras y actualmente se celebra en una gran cantidad de ciudades de todo el mundo. En Madrid habrá una desde el miércoles hasta el domingo en el Palacio de los Deportes.

Prost!

PD. Las fotos tienen sus respectivos derechos de autor

Historias de la Cerveza. Las Radler

Llegó la temporada estival y con él las potentes campañas publicitarias de la industria cervecera para atraer clientes, presentando su bebida como la más refrescante para las altas temperaturas. Este año una conocida marca anuncia que ha hecho nada menos que cinco penta-trillones de cervezas Radler, con un porcentaje de zumo de limón, que seguramente alguno de los directivos de estas compañías podría exprimir a mano.

Cerveza Radler con referencia a la bicicleta

Cerveza Radler con referencia a la bicicleta

La Radler es una bebida que originalmente consistía en una mezcla de cerveza Lager de color semi-oscuro, con zumo de naranja o de limón, hoy día la mezcla se suele realizar con cervezas ligeras y refrescos carbonatados. Algunos fabricantes utilizan una proporción de 60% de cerveza y 40% de limonada, que muchas veces se suele hacer con zumos a base de concentrados. En Baviera todavía siguen siendo populares las Dark Radler, pero se deben pedir específicamente. Desde 1993 las leyes alemanas obligan a que estas bebidas sean premezcladas en botellas o latas, lo que hace que para la parte de limonada también se pague el impuesto de la cerveza.

El término Radler significa ciclista en alemán. A medida que ahondamos en la historía, los orígenes de estas cervezas se remontan a 1900, ya que tal vez pudo ser creada en un club de bicicleta a finales del siglo XIX. La escritora bávara Lena Christ ya las mencionaba en un libro de memorias, en el año 1912. Otra historia muy famosa y aceptada por numerosas fuentes, asegura que fue inventada en 1922 por Franz Xaver Kugler. La cerveceria Kluger, sede de la cerveza Kugler Alm, situada al sur de Múnich, era muy frecuentada por ciclistas y excursionistas en su parada de avituallamiento. Según cuentan, un sábado de Junio, debido al buen tiempo y a la gran afluencia de público, el propietarío se vio obligado a mezclar la cerveza con limonada para poder cubrir la gran demanda, y así salvar el día. Desde entonces la costumbre de mezclar la cerveza con limón es algo habitual en todo el mundo.

Diferentes versiones de las Radler de Stiegl

Diferentes versiones de las Radler de Stiegl

En Suiza, en Italia y en Francia se llama Panaché, término francés que significa mezcla, germanizado en la Suiza alemana como Panasche, dicho sin é, Panasch. En Suiza se puede pedir agria, con agua mineral en lugar de limonada. Una variante común en Baviera es el ruso, que se compone de cerveza de trigo y limonada. En el centro de Alemania se prepara una mezcla de cerveza oscura con zumo de frambuesa, que en invierno también se toma caliente. En Austria la mezcla con Almdudler, una popular bebida gaseosa de allí, es conocida por Almradler o simplemente como Radler, haciendo distinción entre las dulces con limonada, las ácidas con agua mineral, y las también conocidas como Soda-Radler. A veces la cerveza también se mezcla con cola y se llama Diesel. En el norte de Alemania se utiliza cerveza Pils, y la mezcla se conoce por el nombre de Alsterwasser, o Alster, cuyo nombre supuestamente hace referencia al color de las aguas de Hamburgo. El uso del término Alster no es uniforme fuera del norte de Alemania. Hasta cierto punto, bajo Alster puede entenderse como una mezcla con refresco de naranja, entre las Radler, sin embargo, es una mezcla con cualquier zumo. A veces se utilizan ambos términos indistintamente. En los Países Bajos también se utiliza Pils, y la mezcla se llama Sneeuwwitje, término en holandés para Snow White, blanco como la nieve. En Berlín, Brandenburgo y el norte de Sajonia-Anhalt, se emplea el término Potsdam, derivado del nombre de los vidrios utilizados para mezclar esta bebida, y con él se pueden satisfacer todas las variantes diferenciadas anteriormente. En la cuenca del Ruhr, se hace una distinción mediante el uso de la variedad de zumo entre Radler, con limonada clara y Alsterwasser, con refresco de naranja.

Las Radler estilo elegido para el #Borefts 2014

Las Radler estilo elegido para el #Borefts 2014

En el Bajo Rin, la mezcla de cerveza oscura y cola se llama Krefeld. En la región de Münster la cerveza se mezcla con refresco de naranja y se llama Wurstwasser, agua de salchichas, lo que nos da una referencia aproximada del color de esta bebida.

En España se comercializan numerosas marcas desde hace algunos años, que son consideradas sin alcohol, como las shandy o las mixtas, que no exceden de 0,9% ABV. Y también se comercializan Radler, que contienen alrededor de 2,5% ABV. Aunque en muchos establecimientos todavía es posible pedir una clara servida de la manera tradicional, ya sea con gaseosa, limón, naranja, o incluso cola.

Acorde a la moda de este año, el estilo Radler ha sido elegido para presentar por los productores de cerveza que asistirán a la próxima edición del Borefts Beer Festival que se celebra en Septiembre, en Brouwerij De Molen, donde esperamos estar presentes para dar testimonio de ello.

¡Salud y feliz verano!

PD. Las fotos tienen sus respectivos derechos de autor

Historias de la Cerveza: El Cultivo del Lúpulo en España

En el año 1914, cuando comienza el bloqueo de importaciones debido a la I Guerra Mundial, la escasez de lúpulo hace que el ingeniero agrónomo Leopoldo Hernández Robledo, que por aquel entonces dirigía la Granja Escuela Experimental del Ministerio de Agricultura, en A Coruña, se interese por el cultivo del lúpulo. Hasta entonces, en As Mariñas, solo se había visto crecer esta planta de forma silvestre, en las orillas de los ríos y riachuelos de la comarca. Durante uno de sus viajes a Inglaterra, en busca de ganado de razas selectas, consiguió hacerse con algunos rizomas de la variedad Golding Gold, también conocida como Dorada de Kent. Y con ellos comenzó a investigar, primero en la Granja Experimental, y más tarde en el Campo de Prácticas de Betanzos, dependiente de la propia Escuela. Durante quince años contó con la colaboración inestimable y entusiasta del propietario de la fábrica de cervezas La Estrella de Galicia, José Mª Rivera Corral, que también hacía sus pruebas de aclimatación en un pequeño huerto que existía junto a la fábrica.

Campo de lúpulo

Campo de lúpulo

Dos años antes de su traslado a Madrid, en 1927, Hernández Robledo contacta con Raul Fernández Meás, un destacado agricultor de Betanzos, que logró ver como el sueño de implantar este cultivo en su comarca, se cumplió antes de fallecer en el año 1953. En estos años la Granja Escuela quedó al cargo de Ricardo Escauriaza del Valle, quien continuó con la labor de investigación y divulgación iniciada por su antecesor, en 1915. Y que durante el transcurso de la Guerra Civil, en 1937, fundó en A Coruña la Sección de Fomento del Cultivo del Lúpulo, dependiente también de su puesto de dirección. Lo que dio un gran impulso al cultivo en Betanzos.

Durante la II Guerra Mundial, los fabricantes de cerveza tuvieron serias dificultades para abastecerse de lúpulo alemán, llegando a ser imposible en el año 1944. Por ello el Ministerio de Agricultura autorizó en 1945, la creación en Madrid de una sociedad anónima, con capital mayoritariamente privado, conocida aún hoy en día como la Sociedad Anónima Española de Fomento del Lúpulo, siendo sus accionistas mayoritarios las cerveceras españolas, y contando con el apoyo estatal. A partir de ese momento la difusión del cultivo se produce en la parte norte de España, que es la que recibe precipitaciones durante todo el año, principalmente en las regiones de Galicia, León, Asturias, Santander, País Vasco y Navarra, en éstas últimas con un éxito moderado, y con muy escasa extensión en La Rioja, Burgos y Valladolid.

En la provincia de León comenzó a desarrollarse en estos años, llegando a superar a finales de la década de los años cincuenta, a la provincia de A Coruña, que hasta entonces era la única provincia con una producción significativa con explotaciones en 17 municipios, llegando a alcanzar un máximo de 235 hectáreas de cultivo y 240 toneladas de cosecha. A mediados de la década de los años sesenta, el lúpulo leonés ya triplicaba al gallego en extensión de cultivo, repartido en los valles de los ríos Órbigo, Bernesga, Torio y Porma, convirtiéndose posteriormente en el único área de cultivo en España. Por aquel entonces las variedades cultivadas eran H-7, H-3, Halletauer Mittelfrüh Tettnanger, algo más selectas que la variedad Golding, y con ellas llegaron las primeras instalaciones industriales para el desecado y preparación para su utilización en las fábricas de cerveza.

Lúpulo en flor

Lúpulo en flor

La gran ventaja que presentaba el cultivo en León fue la posibilidad de obtener regadío artificial, que por aquel entonces solo existía en la vegas de los ríos, cuyos suelos contienen gravas, arenas, limo y algunas arcillas, configurando un sustrato ligero y permeable, que las profundas raíces del lúpulo pueden atravesar sin dificultad. Los sedimentos de la vega están asentados en gran parte sobre gravas del cuaternario, dando lugar a formaciones de tipo raña, que facilitan el drenaje y la buena filtración de las aguas artesianas. En los años ochenta el cultivo llegó a las 1.950 hectáreas solo en esta provincia, más de tres veces superior a la superficie actual, que representa el 90% del cultivo nacional. En 2013 se plantaron 525 hectáreas cosechadas por 240 cultivadores, que han implantado aproximadamente 54 hectáreas de nuevos cultivos en los últimos años, que no han llegado aún a su plena producción.

Los fundamentos para el cultivo del lúpulo fueron y siguen siendo, los contratos de cultivoentre la Sociedad de Fomento del Lúpulo y las explotaciones agrícolas individuales. Este contrato contiene cuestiones relativas al suministro de plantones, precios fijados antes de la cosecha, cupos anuales por explotación y el asesoramiento de expertos que trabajan para industria elaboradora de cerveza, que siempre ha regulado el cultivo según sus necesidades. Gracias a esto, se hace prácticamente imposible la creación por cuenta propia de una parcela dedicada del lúpulo y empleando plantones de los que no se conozca su procedencia, todo ello con el objetivo de garantizar un alto nivel en el producto agrícola. La S.A.E.F.L. posee desde su creación el monopolio de la concesión de estos contratos de cultivo. En 1958 la S.A.E.F.L. rescindió los contratos de aquellos agricultores que tenían más de mil plantas, y les propuso dos opciones: un nuevo contrato para vender la cosecha en estado seco, o cosechar solo la tercera parte de su parcela. Muchos cultivadores optaron por arrancar sus plantaciones, ya que la primera opción les obligaba a llevar a cabo un importante desembolso económico, al tener que proveerse de secaderos propios. A lo que hay que añadir la constante subida de los precios en los costes de explotación, que conlleva un sector tan laborioso como este, con escasas ayudas nacionales. Este fue el comienzo de la desaparición del cultivo del lúpulo en Galicia, que finalizó en 1983. En otras zonas salvo en León, el cultivo fue en ocasiones esporádico pero siempre tendiendo al abandono.

Cosechadora de lúpulo

Cosechadora de lúpulo

Los cultivadores están agrupados en una Sociedad Agraria de Transformación, representada por el Grupo de Cultivadores de Lúpulo a la hora de negociar los contratos de compraventa. Este grupo es accionista minoritario de la S.A.E.F.L. por lo que no pueden intervenir en la decisiones que se tomen a efectos de producción y mercado. En el año 2011 se firmó entre las partes un contrato de compra venta por cinco años que supuso una reducción de precio del 26% respecto al que estaba en esos momentos en vigor. El precio contratado fue de 3 euros el kilo en el año 2011, para un 10% de alfa-ácido, con ligeros incrementos anuales, situándose en 2013 en 3,10€ y será en 2015 de 3,20 euros el kilo. La cantidad contratada es de 1.000 toneladas año, y sin acuerdo en la comercialización para producciones que excedan dicha cantidad. En el año 2012 hubo un ligero excedente de 28 toneladas, que fue almacenado en las instalaciones de Fomento del Lúpulo, por cuenta de los productores, que finalmente terminó comercializándose. La firma de este contrato en el año 2011 supuso un retroceso importante, ya que la caída de rentabilidad frenó las inversiones y el interés de los productores por aumentar el tamaño de las explotaciones.

Dentro de la economía agrícola española, el cultivo del lúpulo tiene una importancia marginal. Los datos disponibles hasta 2010 reflejan una bajada de más del 60% con respecto a años como 1983, cuando se obtuvieron 2.916 toneladas de lúpulo, lo cual representó el 2,3% de la producción mundial y el 3,5 % de la europea. Sin embargo la S.A.E.F.L. confirmó un cambio en esta tendencia, a partir del 2009. Esto pudo ser debido al interés por parte de los fabricantes, que ven como el precio de las importaciones crece, a medida que cae la producción en Alemania. Durante los años 2011 y 2012, la producción se ha ajustado bastante, a la cantidad contratada de 1.000 t. Pero en la cosecha de 2013 se ha producido una reducción de aproximadamente un 14%, debido entre otras a cuestiones climáticas, situándose en 860 toneladas de las que un 92% es de la variedad Nugget, alrededor de un 7% de la variedad Columbus y el resto de otras variedades.

lupuloDesde el año 2009, Hijos de Rivera SA gestiona una plantación junto con el Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo, en A Coruña, donde se cultivan y se pelletizan variedades como Nugget, Perle, Columbus, Magnum, Merkur, Hallertauer Mittelfrüh, Taurus, Saaz o Sladek, con buenos resultados tanto en la investigación, como en la producción, ya que con ellas producen las ediciones especiales de Estrella de Navidad y su ya no tan nueva Red Vintage. En 2012, la S.A.E.F.L. también otorgó cuatro nuevas concesiones en Ávila, y nuevas iniciativas intentan promover este tipo de agricultura en los últimos años, en Valladolid, La Rioja, Navarra, Galicia, Asturias, León, País Vasco, Cataluña y Madrid.

Si bien el cultivo en España está mecanizado, no suele hacerse con maquinaría de última tecnología que ahorre tiempo y mano de obra. Las instalaciones de secado son por lo general obsoletas, poco mecanizadas y con una capacidad muy reducida. Además los costes energéticos y medioambientales son altos, debido a que se emplean como carburantes gasóleo y leña. Los productores entregan a la empresa compradora los conos de lúpulo seco, que transportan por sus propios medios hasta un centro de recepción. Las inversiones en este sector se ven frenadas por los altos costes, la escasa rentabilidad del cultivo y por la falta de relevo generacional, ya que un alto porcentaje de los agricultores sobrepasan los 50 años de edad.

PD. Las fotos tienen sus respectivos derechos de autor

Historias de la Cerveza. El Efecto de la Televisión en la Cerveza

HistoriaPublicidad_01

Uno de los primeros anuncios de Damm… Eran otros tiempos

Cuando la publicidad conquistó la televisión, el ciudadano de a pie recibió por primera vez, el impacto de los medios de comunicación de masas. En cuestión de poco tiempo, el mercado publicitario se especializó para atraer a un público, cada vez más habituado al medio. Éste fue el caso de la cerveza, cuya industria se transformó por completo hasta convertirse en uno de los productos con mayor éxito de la historia de la publicidad en televisión.

Es un hecho que el devenir de la industria cultural de la publicidad influye en la estructura de las industrias económicas tradicionales, favoreciendo la difusión de mensajes publicitarios de los grandes conglomerados industriales frente a los pequeños productores locales. En Estados Unidos, la estadística entre los años 1945 y 1960 revela que el incremento del uso de la televisión estuvo asociado a un importante descenso del número de productores locales de cerveza.

El primer anuncio fue de la cerveza Narragansett

El primer anuncio fue de la cerveza Narragansett

La industria cervecera ha servido como laboratorio de investigación para la organización industrial de muchas maneras, como plataforma para el estudio y desarrollo de la innovación tecnológica, para los reglamentos de gobierno, los procesos estratégicos o las fusiones empresariales. Después de muchos estudios siguen sin estar claras las razones, por las que se produjo un proceso de concentración y consolidación de las industrias manufactureras, que comenzó después de la II Guerra Mundial y continúa en el presente. Las mejoras en la tecnología para el tratamiento de aguas, la automatización de equipos y el empaquetado jugaron un papel crucial para generar economías más fuertes y eficientes. Pero los datos indican, que las mayores concentraciones de mercado tuvieron lugar en industrias de productos de consumo con extensas campañas publicitarias, como fueron las tarjetas de felicitación, el chicle y la cerveza.

HistoriaPublicidad_03

Estrella Galicia primer anuncio del año 2014

La publicidad contribuyó a una mayor concentración en las posesiones de las compañías cerveceras, y fue tal su importancia que la cerveza apareció en pantalla casi al comienzo de la televisión, con el anuncio de una Narragansett que patrocinaba al equipo de los Boston Red Sox, en al año 1945. Durante los años siguientes los spots fueron apareciendo casi siempre durante la retransmisión de los eventos deportivos de moda, como eran los partidos de baseball. Durante la década de los años sesenta, el gasto en publicidad se vio incrementado hasta máximos históricos, sólo superados en la década de los ochenta.

En España el primer anuncio no llegó hasta más de una década después, y medio siglo después el vino y la cerveza se pueden anunciar libremente en televisión y estadios deportivos, al tratarse de bebidas de baja graduación alcohólica. La cerveza industrial toma clara ventaja de esta ley, frente a otros sectores más atomizados como el vino o las cerveceras artesanales. Tal es el éxito que el primer anuncio de este año ha sido de una cerveza, en lugar de un champán o un refresco de cola.

¡Buenas birras y buena suerte!

PD. Las fotos tienen sus respectivos derechos de autor

Presentación libro “Cerveza, la bebida de la felicidad”

A mediados de febrero de este año, la editorial Planeta sacaba a la venta un nuevo libro sobre la cerveza. Su autor, Luis García Balcells, amante empedernido de tan apreciado brebaje y la gastronomía, tiene la fortuna de haberse podido dedicar profesionalmente a lo que más le gusta en el mundo. Con más de dos décadas de experiencia a sus espaldas, es todo un experto en la materia. CervezaBebidaFeliciadad_01Técnico en marketing y dirección comercial por profesión y diplomado en fabricación de cerveza por vocación, ha conseguido escribir unas páginas llenas de descripciones, trucos y consejos, que demuestran su sabiduría y experiencia, y nos acercan a este mundo de una manera amena y divertida. Recientemente tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación del libro, Cerveza, la bebida de la felicidad,  en Madrid, y poder escuchar de su propia voz los conocimientos sobre cerveza, que en él ha escrito.

Como no podía ser de otra manera el acto tuvo lugar en una cervecería, La Fábrica Museo de la Cerveza, en la calle Génova, Nº21. Para entrar en ambiente, nuestro anfitrión nos ofreció una cata de cinco cervezas con algunas especialidades, que sirven habitualmente en el local.  La primera elegida fue Mort Subite Framboise, con 4,3% ABV, estilo Lambic con tres meses de fermentación y seis de maduración y hasta tres años en barrica de roble, éstas tipo de cervezas contienen azúcar y fruta en un 10-15%, por lo que el aroma y sabor a frambuesa predomina sobre el resto. Es una cerveza para quién no le guste la cerveza, que Luis ha empleado más de una vez para iniciar a alguien en los sabores de esta bebida. También nos aconseja darle otra utilidad, como reducción de salsa, para aliño de ensaladas.

CervezaBebidaFeliciadad_02Luis, además de fundar www.culturebeer.com, y de colaborar como cervezólogo en la revista gastronómica www.conmuchagula.com, es socio del Club Español de Coleccionismo Cervecero, coleccionista de libros de cerveza, y un gran experto en el diseño y el color en las etiquetas, y su importancia para el consumo.

Continuando con las cervezas, comimos algo de tortilla de patata y la acompañamos de una Maes, de 4,9% ABV, de tipo Lager, con malta tipo Pilsener, la primera Lager de Bélgica, que data de 1920. Con una carbonatación viva, que recupera la espuma al agitarse, es aromática y cítrica al paladar, con un final algo ácido. Un ejemplo de maridaje sería la alcachofa. Seguimos con la Paulaner Dunkel, una Hefe-Weißbier, de aroma y sabor dulce, con un toque tostado, que se repite en el retrogusto. Se elabora con un 40% de malta de cebada y 60% de trigo malteado, tostado a 200ºC, según la receta de la antigua abadía fundada en 1600. La conversación nos llevó a hablar de la forma de los vasos alargados, característicos de estas cervezas, que obligan a abrir la vías respiratorias al beber, destacando las propiedades olfativas y gustativas del producto. Más tarde nos sirvieron una Affligen Dubbel, con 6,8% ABV y 21 IBU. De color ámbar intenso, con una burbuja muy fina, que hace una espuma consistente para proteger la cerveza frente a la oxidación. Es intensa en torrefactos, suficiente para tener que beberla despacio. También procede de una abadía de los Países Bajos en la que se producen quesos y cervezas, desde hace más de cinco siglos.

Finalmente, para acompañar un brownie de chocolate, nos sirvieron una pinta de Guinness Draught, al igual que la anterior con una espuma cremosa y persistente, CervezaBebidaFeliciadad_03pero a diferencia de aquella obtenida a partir de una gasificación de Nitrógeno, que es lo que hace que las burbujas grandes se rompan, produciendo mayor cohesión en las finas, para que actúen como aislante de aromas y sabores. El maridaje con chocolate es la estrategia más efectiva, a la hora de animar a alguien a probar una cerveza negra, y que le acabe gustando.

Cerveza, la bebida de la felicidad, no es un libro técnico ni una guía completa de cervezas. En él encontraremos experiencias, definiciones y referencias de cervezas y lugares cerveceros de medio mundo, así como recetas de cocina, incluyendo unos curiosos cócteles preparados con cerveza. Los lectores más inexpertos pueden aprender desde cómo elaborarla en casa, cómo preparar una cata, hasta como llegar a los blogs dedicados al mundo de la cerveza. Una publicación muy práctica para los que quieran iniciarse y también para los más experimentados. Muchas gracias a Luis por su invitación y por su atenta dedicatoria, sin duda ocupará un buen lugar en nuestra estantería.

¡Salud!

Historias de la cerveza. La Lata

El 24 de enero de 1935 salió a la venta la primera lata de cerveza, en concreto una tirada de 2000 latas de Krueger’s Finest Beer y Krueger’s Cream Ale. La empresa fue llevada a cabo por Gottfried Krueger Brewing Company con la ayuda de American Can Company, que ya había iniciado, sin mucho éxito el proyecto, en el año 1909, antes de entrar en vigencia la Ley Seca. HistoriaLata_01Por miedo a perder clientes, se comercializaron fuera de la localidad en que se encontraba la fábrica, en Newark, New Jersey. Y escogieron a los ciudadanos de Richmond, en el estado norteamericano de Virginia, para probar el invento. Al parecer el nuevo formato satisfizo al 91% de los consumidores, dando luz verde a siguientes producciones.

La lata dio un giro a la manera que tenían de beber cerveza los americanos, la distribución local deja de hacerse con cubos o cangilones, que se empleaban para llevar la cerveza desde la taberna o salón vecinos, a casa. Las latas se podían encontrar en almacenes o tiendas, y se podían adquirir en grandes cantidades, para consumir en la calle, o en la intimidad del hogar. En un inicio eran latas de cono superior, cone top, rematados con una tapa de rosca. No eran muy prácticos y corrían el riesgo de perder presión en el transporte. Pero para finales del año 1935, se habían producido y vendido ya 200 millones de latas de cerveza. HisotriaLata_02Aquellos productores que no podían hacer frente al costoso equipo necesario para enlatar, se quedan fuera del negocio, y comienzan su declive.

A diferencia de las botellas, comprar latas no exigía dejar un depósito a modo de fianza, eran más fáciles de almacenar y enfriar, y hacían que el producto fuese más duradero. Como resultado crece su popularidad a lo largo de los años treinta, que culmina con un boom durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los fabricantes exportaron a ultramar cientos de millones de latas, destinadas a los soldados en combate.

Después de la Gran Guerra las grandes compañías nacionales empiezan a producir y distribuir sus elaboraciones en masa gracias a las latas, consolidándose frente a los productores locales, que no podían controlar los costes y operaciones de manera tan eficiente como sus competidoras.

En 1959, Ermal C. Fraze patenta con éxito la fórmula para una lata con características de uso y portabilidad, más sencillas. Para ello emplea aleaciones de aluminio, que sustituyen a las de hojalata, en láminas de 80 micrómetros de espesor y 15 gramos de peso, en formato de 33 centilitros. Este proceso de fabricación se conoce con el nombre de Hall-Héroult.HisotriaLata_03

Sólo en la industria cervecera es un negocio que mueve 20 billones de dólares anuales, aunque no todo proviene de los grandes productores. Recientemente, se ha renovado el interés por enlatar cerveza, por parte de las micro-cerveceras y los principales distribuidores de cerveza, que se han dado cuenta de que garantizan la pureza y el sabor, preservando de la luz y la oxidación, al líquido que contienen. Habiendo también muchos detractores, que son conscientes de la fragilidad que presentan estos envases frente a las subidas de temperatura, que hacen que la cerveza se estropee.

En España la primera lata de bebidas no apareció hasta 1966, siendo Cervezas Cruz Blanca de Breda, la primera en utilizar este envase. A su vez lanzaban al mercado una nueva marca bautizada con el nombre de Skol International Lager, bajo licencia de Industrias Coope Ltd. El formato inicial elegido fue de 33 cl. que pronto dio paso a otros de 35, 44 y posteriormente 32 cl. Mahou y Águila no tardaron en adoptar el invento. En 1980 comenzaron a fabricarse con la apertura de la factoría de Valdemorillo, en Madrid. Hoy día somos uno de los principales países consumidores de bebidas en lata.

¡Salud!

Crónica de la 1ª Feria de la Cerveza Artesana y el Queso La Cibata

FeriaLaCibata_01El fin de semana del 21, 22 y 23 de este mes se celebró en el pabellón Multiusos Sánchez Paraíso, de Salamanca, la 1ª feria de la cerveza artesana y el queso, denominada La Cibata. Allí se dieron cita hasta veinte productores de cervezas nacionales, y aproximadamente una docena de quesos distintos, alguno que otro, de manufactura extranjera. Cabe decir que la organización de la feria, fue de las mejores que he visto hasta el momento. En la carpa que tenían instalada junto a la entrada, podías adquirir el vaso y la guía de la feria por el módico precio de 3,50 €, algo más elevado con respecto a otros eventos similares, pero esta vez, el vaso tiene el aliciente de lucir un bonito diseño y una marca que indica la mitad del contenido, algo que se agradece a la hora de probar nuevos brebajes, al tener la posibilidad de poder pedir media caña. Los puestos de cervezas estaban situados alrededor de los quesos, en el recinto rectangular, que también encerraba dos puestos de comida muy apetitosa, en la que no faltaron salchichas ni jamón asado. Además, había una ludoteca infantil para las familias, un escenario para actuaciones musicales, y dos puntos de lavado de vasos, estratégicamente colocados en las esquinas. La afluencia de público fue bastante normal, salvo el sábado por la tarde, cuando el público charro abarrotó el pabellón hasta tal punto, que podíamos ver numerosos puestos en los que había pequeñas colas para poder pedir. Y no era para menos.

FeriaLaCibata_04Nada más llegar, me encontré con los asturianos de Caleya, que el domingo resultaron ser los ganadores del 1º y 2º puesto del concurso de las mejores cervezas de la feria. El primero se lo llevó una IPA que recibe el nombre de Goma2, en honor a la cuenca minera del Nalón, de donde procede, con 6,2% ABV y 50 IBU, y un marcado toque de frutas tropicales; y en el segundo puesto su ya famosa Asturies Pale Ale, con 4,5% y 32 IBU. Además también pudimos disfrutar de su Mayuca Amber, una Amber Ale con 5,7% ABV y 37 IBU, con un delicioso aroma a frutos secos y galleta, las tres están filtradas. Una pena que ahora salgan tan poco de Asturias. Junto a ellos estaban compartiendo puesto los chicos de Bizarra y Milana, ya que estos últimos no pudieron desplazarse a la feria, y que además, también acabaron compartiendo el 3er puesto en el concurso con Bizarra Black IPA, una novedad de 7,5% ABV y aproximadamente 60 IBU, y Milana Vudú. Las 23 cervezas presentadas, fueron catadas a ciegas, durante la jornada del sábado, por un jurado compuesto por cinco avezados bebedores: Rodrigo Valdezate, David Gago, Rubén González, Ricardo Díez y Daniel Anegón.

Además de Bizarra, había otras tres marcas salmantinas: Lega, Helmántica y Malasombra. Y otras tantas de Valladolid, además de Milana: Códice, Vier, El Secreto del Abad, Las Llaves de San Pedro y La Real de Duero. La representación autonómica la cerraban, Cazurra, de León, y Bresañ y Torquemada, procedentes de la provincia de Palencia. FeriaLaCibata_02De otras comunidades vinieron, Sagra desde Toledo, con su gama Burro de Sancho, y El Cantero desde Murcia, con una Saison y una IPA y Blomberg de Plasencia. Tampoco faltaron las cervezas alicantinas de Espíritu Clandestino, Dougall’s de Cantabria, ni Sesma Brewing Company de Navarra. Estos últimos con alguna novedad que no me dejó indiferente. Entre las que destaco Black Suit & Green Tie, una Black Rye IPA, de 7% ABV, y la Yellow Fever, una Amber Ale de 5,8% ABV, con un intenso aroma a lúpulo.

La selección de quesos fue modesta pero muy completa, mis favoritos son los de leche cruda de oveja, entre los que se encontraban delicias como la Torta del Casar de El Bici, cuajada con cardo silvestre natural de Extremadura, los curados Gran Reserva castellanos, o el Idiazábal vasco. Tampoco desmerecen nada los de leche de cabra, como el Guara o el Sudao, y los quesos de Valdeón y Crema de Cabrales, de pasta azul, que pueden ser de cabra o vaca, o mezcla de las dos; ni los quesos de leche de vaca, como el de Mahón, La Brañuca de la Bejes y San Simón da Costa, este último hecho con leche de vaca rubia gallega, pardo-alpina y frisona, curado durante más de 45 días, y ahumado con hoja de abedul. Sin olvidar Le Gruyère suizo, ni el Parmesano italiano.

FeriaLaCibata_03En la programación del sábado, también se incluía la celebraron de varios eventos relacionados con el mundo de la cerveza artesana. A primera hora tuvo lugar la presentación del libro de Sergi Freixes, El Mundo de la Cerveza Artesanal, de la editorial Larousse. Ya por la tarde, hubo una charla sobre la iniciación a la cata de cerveza, dada por Daniel Aragón, de Sr. Bu. Y más tarde un taller de iniciación a la elaboración de cerveza en casa. Todo ello amenizado por dos formaciones musicales, que deleitaron al público con conocidas versiones de pop, rock y heavy. También tuve la oportunidad de conocer un nuevo proyecto en Salamanca, que nos abrirá las puertas de un nuevo espacio cervecero, que contará con más de 200 referencias artesanales y de importación, a partir de Semana Santa, la Cervecería Sláinte, en la calle Van Dick, 5. Habrá que visitarla.

Solo queda felicitar a la organización y las cerveceras por el éxito rotundo de la feria, y a los salmantinos por interesarse cada vez más, por este apasionante mundo de la cerveza. En especial, mando un saludo a Débora y David, del Observatorio Cervecero, que en esta ocasión no pude estar con ellos todo el tiempo que hubiera querido. Y por supuesto a mi familia, que me acompañó en todo momento, descubriendo nuevos aromas y sabores.