humulus lupulus

blog especializado en cerveza

Archivos por Etiqueta: Amsterdam

Viaje a Holanda (II)

La jornada del jueves en Holanda comenzó temprano, no queríamos marcharnos de allí sin hacer una visita a los conocidos molinos de Zaanse Schans, la que por otro lado sería nuestra última visita cultural para después dedicarnos casi al 100% a la cerveza en los días que quedaban.

Sala de cocción de Jopen

Sala de cocción de Jopen

Después de esta visita nos desplazamos en tren hasta la ciudad de Haarlem, de aquí es de donde toma el nombre el conocido barrio neoyorquino, además de ser una de las ciudades con más historia cervecera de Europa. Cuando llegamos nos dirigimos a la fábrica de la cervecera local Jopen, desde la estación nos desplazamos andando hasta la Jopenkerk, local que hoy alberga las instalaciones de la cervecera, remodelado en el año 2011 y que antiguamente era una iglesia.

Vista desde fuera parece totalmente una iglesia, una vez dentro te encuentras con un amplio local, en la parte central se encuentra la barra, con varios grifos y una pizarra con todas las cervezas que tienen disponibles. Justo detrás se encuentra la zona de cocción, dos calderas de cobre presiden con unas grandes vidrieras al fondo. A un lado de las calderas se encuentra la zona de fermentación, separada por una cristalera del resto, y al otro lado la zona de almacén. En el piso de arriba está el restaurante, mientras que en la planta baja hay varias mesas, altas y bajas donde poder sentarse y disfrutar de sus cervezas.

Jopen Mooie Nel IPA

Jopen Mooie Nel IPA

Decidimos sentarnos en una mesa y pedir unas cuantas cervezas y algo de comer. Yo comencé probando una Jopen Mooie Nel IPA, con 6,5% ABV, es una cerveza de color anaranjado, turbia con una buena corona de espuma blanca, cremosa y duradera, afrutada en la nariz, destacaban agradables matices de pomelo, naranja, flores y algo de caramelo. En la boca seca y amarga, con matices de pino, pomelo y resina. La siguiente fue la Jopen Jacobus, una Pale Ale elaborada con centeno, con un 5,3% ABV, de color cobrizo, turbia con espuma blanca, cremosa, con aroma a cereal, mango, melocotón y manzana roja, en la boca destacan notas de pan, bizcocho, melocotón y frutas tropicales.

Finalmente para la sobremesa me decanté por la Jopen Koyt una Traditional Ale con un 8,5% ABV, una cerveza elaborada con mezcla de hierbas imitando el estilo antiguo de producir cerveza. De color marrón oscuro, turbia con espuma blanca poco duradera, aroma dulce, con matices de caramelo, miel, pasas y especias, en la boca es dulce, se nota el alcohol, aparecen matices de miel, azúcar moreno y pasas.

Barra de Beer Temple

Barra de Beer Temple

Cuando salimos de Jopen nos fuimos dando un paseo tranquilamente por el centro de Haarlem hasta llegar de nuevo a la estación para coger el tren de vuelta a Amsterdam. Después de una parada en el hotel nos dirigimos al Beer Temple en la calle Nieuwezijds Voorburgwal 250. Cuando llegamos nos encontramos a la gente de Laugar que venían al Borefts Beer Festival pero que ya estaban apurando las últimas cervezas. Al poco tiempo llegaron Roberto y Jesús y Almudena de Cervezas Medina, conseguimos una mesa donde disfrutamos de una bonita velada. El local es más bien pequeño, la barra no es muy grande pero con nada menos que 30 grifos y una selección de botellas espectacular. Al fondo tiene una zona más amplia con varias mesas.

Dark Lord 2014

Dark Lord 2014

Mientras iban llegando todos me decanté por pedir de barril la Blå Spøgelse, una Fruit Lambic colaboración de Mikkeller y Three Floyds, elaborada con arándanos, de color rojizo y espuma rosácea, en la nariz aparecen matices de manzana, frutos rojos y notas avinagradas, en la boca es ácida, seca, con presencia de frutos rojos. Seguimos con algo más amargo, también de barril probamos la Peter And Mary de Mikkeller, una American Pale Ale de color amarillo pajizo y espuma blanca, floral y cítrica en nariz, amarga en boca con matices de pomelo. La tercera fue la Imperial IPA Big Fat Double 5 IPA, de Het Uiltje, cerveza de color amarillo pajizo y espuma blanca cremosa, cítrica, con matices de naranja y pomelo, amarga, seca y resinosa en boca, con matices de pomelo y pino. La cuarta de la noche fue la IPA de Caldera, una cerveza de color cobrizo, ligera turbidez y espuma blanca, cremosa, aroma tropical, con matices de pomelo y melocotón, amarga, resinosa con notas de pino y pomelo en boca.

Fue entonces cuando llegó el gran momento de la noche, entre las botellas que tenían disponibles en barril estaba la mítica Dark Lord de Three Floyds, de los años 2014, 2013 y 2012. Preguntamos los precios, 125 € la del año 2014 y a partir de ahí 25 € más por cada año de envejecimiento, lo sondeamos entre todos y llegamos al acuerdo de probar la última botella que les quedaba del año 2014.

Barra de Hoppy Days

Barra de Hoppy Days

El camarero siguiendo todo un ritual nos sacó copas limpias, destapó la botella y nos fotografió para el recuerdo del Beer Temple. Sobre la cerveza lo primero que llama la atención es lo densa que se ve al verterla en la copa, de color negro opaco, espuma densa marrón de retención media, al llevarla a la nariz aparecen matices de caramelo, café, chocolate, cacao, vainilla, caramelo, algo de regaliz y leves notas licorosas, tras un buen rato disfrutando esos aromas llegaba el momento de probarla, y es aquí donde realmente destaca esta cerveza, en la boca, es cremosa, densa, de cuerpo entero, aparecen matices de caramelo, azúcar moreno, leves notas licorosas, dando paso a matices de café torrefactos y cacao, el final es dulce y duradero, el alcohol casi no se nota y te pide repetir el trago una y otra vez.

Después de este festín decidimos ir a cenar y tomarnos las últimas en una cervecería que según nos comentaron había abierto sus puertas recientemente, se llama Hoppy Days y está situada en la calle Koggestraat 1A. Un local peculiar, al entrar no llama nada la atención, pero es en la parte de atrás donde se encuentra una sala con barra propia y 11 grifos, yo me decanté por una pinta de la Spaceman de Brewfist, una IPA cítrica y resinosa, bien balanceada con matices maltosos que disfrutamos entre risas.

Las dos jornadas siguientes iban a estar dedicadas íntegramente al Borefts Beer Festival organizado por De Molen en Bodegraven, pero esa es otra historia de la que podéis leer más aquí.

Anuncios

Viaje a Holanda (I)

El pasado mes de septiembre con motivo de la celebración de la 6ª Edición del Borefts Beer Festival organizado por De Molen, aquí la crónica, nos montamos un viaje de 5 días por tierras holandesas. El plan era viajar a Ámsterdam el martes 23, hacer tres noches allí y los días 26 y 27 desplazarnos a Bodegraven para el festival.

Barra de In de Wildeman

Barra de In de Wildeman

A primera hora de la tarde del martes nuestro vuelo aterrizaba en el aeropuerto de Ámsterdam, después de recoger el equipaje un tren nos llevaba a Central Station, muy cerca de allí en la calle Spuistraat teníamos nuestro hotel, si alguno de vosotros ha estado en Ámsterdam sabrá que el centro es muy pequeño y que es muy fácil moverse andando. Dejamos las maletas en el hotel y salimos a dar un paso por el centro, yo había estado en Ámsterdam pero habían pasado 10 años así que los recuerdos eran escasos. Aprovechamos para visitar el Palacio Real y la Casa de Anna Frank. A la hora de cenar en el hotel nos recomendaron una pizzería situada en la calle paralela de nombre casi impronunciable, Nieuwezijds Voorburgwal.

Marken, un pequeño pueblo pesquero con cerveza propia

Marken, un pequeño pueblo pesquero con cerveza propia

Después de cenar nos acercamos a una de las cervecerías mejor valoradas de la ciudad, Bierproeflokaal In de Wildeman, situada en la calle Kolksteeg 3. La cervecería tiene un aspecto antiguo y rústico, no es demasiado grande, según entras hay una barra a la derecha con algunas mesas justo en frente y al fondo un espacio algo más amplio con más mesas, debido a la época del año también había bastante ambiente en la terraza. Justo en la parte superior de la puerta se encuentra la pizarra con los 18 grifos que tienen disponibles. Tras echar un vistazo a la pizarra decidimos comenzar por la Emelisse Earl Grey IPA, una cerveza infusionada con té de color cobrizo claro y espuma blanca cremosa, con matices florales, herbales y resinosos, bastante amarga y seca en la boca.

Disfrutando de unas cervezas en De Prael

Disfrutando de unas cervezas en De Prael

Probamos también la Tasty Lady de Bierbrouwerij Eem, una cerveza que no había probado antes, de color anaranjado claro y espuma blanca, aroma especiado, con notas afrutadas y cítricas, herbal, con notas dulces y final seco. El camarero nos recomendó también la Imperial IPA Cascade Groene Trui de Het Uiltje, de color anaranjado, turbia, afrutada y con bastante caramelo, en la boca muy compleja, con matices de levadura, cítricos, notas dulces y algo picante, una cerveza muy peculiar. Con esta pusimos punto y final a la velada y nos fuimos a descansar al hotel.

Molino de Brouwerij 't IJ

Molino de Brouwerij ‘t IJ

Al día siguiente por la mañana teníamos planeada una ruta por los pueblos de Edam, Volendam, Monnickendam y Marken, situados al norte de Ámsterdam, una visita muy recomendable. En el último de ellos mientras hacíamos tiempo para coger el bus de vuelta a Ámsterdam en la única taberna que encontramos nos pudimos tomar unas cervezas, además tenían cerveza local, llamada Marker Beer de estilo Triple con un 8% ABV es de color dorado con espuma blanca cremosa, dulce y especiada con matices de levadura y leves notas herbales, una gran sorpresa.

De regreso en Ámsterdam y tras un paso rápido por el hotel nos dirigimos a Brouwerij de Prael, situada en la calle Oudezijds Voorburgwal 30. Al llegar allí nos encontramos con Isidro y Vika de Zumo de Cebada y con Benjamín, que acababan de llegar a Ámsterdam.

Interior de Brouwerij 't IJ

Interior de Brouwerij ‘t IJ

Es un local amplio, de dos alturas, con una barra a la entrada y una zona de mesas en la parte superior, al fondo se encuentra la zona de cocción y fermentación, tiene una decoración fría y antigua y los camareros son un poco peculiares. Nos acomodamos y pedimos varias cervezas, yo por mi parte probé la Johnny, una cerveza tipo Kölsch con notas de pan, cereal, flores y leves notas cítricas, ligera y fácil de beber. La Willeke una Belgian Strong Ale de color anaranjado, aroma afrutado, con notas de caramelo, plátano, especias y levadura. Y también la Heintje una Witbier de color amarillo pajizo, aroma a plátano y cereal y algo dulzona, bastante flojilla.

Al salir de allí nos dirigimos hacia Brouwerij ‘t IJ situada en la calle Funenkade 7, presidida por un enorme molino llegamos cuando quedaba poco para cerrar, el local es amplio, lleno de botellas en las paredes, con mucho ambiente y una decoración bastante sosa. Me dio tiempo a probar la Wit, una cerveza con matices de cereal, cilantro y cáscara de naranja bastante rica y también la Plzeň una Pilsner checa de color amarillo pajizo de aroma herbal y leñoso, amarga con notas de hierba, y lúpulos leñosos.

Tras las cervezas nos fuimos a cenar y a descansar, al día siguiente nos esperaba otra jornada intensa por tierras holandesas.