humulus lupulus

blog especializado en cerveza

Archivos por Etiqueta: Alchemist Brewing

Costa Este de Estados Unidos. Vermont (II)

A la mañana del segundo día antes de comenzar la ruta decidimos buscar un sitio para desayunar en Burlington, nos recomendaron Penny Cluse Cafe, un sitio local donde nos pusimos las botas con un desayuno a base de tortitas con sirope de arce, huevos y bacon. Con el estómago lleno emprendimos camino hacia Stowe, lugar donde se encuentra la fábrica de Alchemist.

Fábrica de Alchemist

Después de unos 45 minutos en coche, llegamos a una pequeña población donde se hace hasta difícil imaginar que se encuentre una de las cerveceras mejor valoradas especialmente por los hopheads. Al llegar se puede ver un edificio moderno no demasiado grande que alberga las instalaciones de Alchemist, la hora de apertura es a las 11:00 y nosotros llegamos allí cuando apenas pasaban unos minutos de la hora. Por algunos comentarios que había leído en los foros especializados y en su propia página web en verano es bastante habitual encontrarse colas para poder comprar sus cervezas. Por suerte no fue nuestro caso, llegamos, dejamos el coche en el parking y tras las fotos de rigor entramos en el edificio.

Fábrica de Hill Farmstead

Una vez dentro lo primero que llama la atención es su tamaño, dista mucho de las grandes cerveceras de craft beer americanas, y la decoración que sigue la línea de sus etiquetas. El espacio no es demasiado amplio y está ocupado prácticamente en su totalidad por la tienda, donde se puede comprar tanto merchandising como sus cervezas. En una pizarra indican las cervezas que tienen disponibles a la venta, así como los precios y la cantidad máxima por persona. Aquel día tenían disponibles Heady Topper, Focal Banger (generalmente estas dos las tienen siempre), Crusher, Pappy’s Porter y Beelzebub. Salimos de allí con una caja de 24 latas por la que pagamos aproximadamente unos 90€. Antes de irnos echamos un vistazo a lo poco que se puede ver de la fábrica desde la tienda mientras nos tomábamos unos tasters que ofrecen allí de forma gratuita.

Salimos de Alchemist y previamente a irnos a Hill Farmstead hicimos una parada en una pequeña granja de sirope de arce llamada Nebraska Knoll Sugar Farm. Un negocio local, donde nos atendieron muy bien, nos explicaron todo el proceso de elaboración, además de una degustación de los diferentes grados de sirope que elaboran, fue toda una experiencia.

Sala de elaboración de Hill Farmstead

Salimos de allí y nos dirigimos a Hill Famrstead, aunque la distancia no era demasiado grande unos 60 kilómetros tardamos más de una hora en llegar. La carretera discurría entre pequeños y pintorescos pueblos y los kilómetros finales además por un camino de tierra. Hasta que por fin llegamos a la que para muchos es la casa de la mejor cervecera del mundo. La fábrica se encuentra en mitad de una inmensa pradera verde, el edificio tiene aspecto de granja y no desentona con el entorno, de hecho podría hasta pasar desapercibido. Cuando llegamos entramos primero en la tienda, tenían disponibles 5 referencias en botella además de Everett y Double Citra en lata, las cuales no dudamos en llevarnos. El edificio principal alberga el taproom, allí había otras 7 referencias disponibles para consumir allí y algunas de ellas también con la posibilidad de rellenar growlers de 750 ml o de 2 litros. El taproom es amplio, hay varias mesas y una amplia barra donde poder tomarse unas cervezas tranquilamente, además de unas buenas vistas a la pradera y a la sala de elaboración. En el exterior había un puesto de tacos, aunque permiten consumir tu propia comida y reinaba un ambiente tranquilo y familiar. Allí pasamos un buen rato mientras desfilaron por nuestra mesa las IPA Susan y Dharma Bum, la Pale Ale Edward, la Doble IPA Society and Solitude #7 que estaba exquisita, para terminar con la Porter Shirley Mae.

Desde allí nos esperaban un par de horas de camino hasta Burlington, no sin antes hacer una parada no menos interesante en la fábrica original de Ben & Jerry’s.
Anuncios

Costa Este de Estados Unidos. Vermont (I)

¿Puedes imaginarte un lugar lleno de naturaleza, inmensos bosques verdes, montañas, lagos, ciudades y pueblos pequeños con ambiente acogedor, tiendas repletas de productos locales y además algunas de las mejores cervezas del mundo? Pues ya puedes dejar de imaginártelo, ese lugar existe y se llama Vermont. El llamado estado verde es uno de esos lugares extraordinarios que hay que visitar alguna vez en la vida.

Durante nuestro viaje por la costa este de Estados Unidos tuvimos la oportunidad de hacer una visita exprés, pero muy intensa, de dos días por el estado de Vermont. Previamente a nuestra llegada me había encargado de cuadrar horarios y así poder tratar de acceder a todas las cervezas que queríamos probar, motivo principal de nuestra visita a Vermont. Entre las cerveceras anotadas en la lista estaban como principal prioridad, Lawson’s Finest Liquids, Alchemist y Hill Farmstead. Nuestro vuelo procedente de Washington DC aterrizaba en Burlington, la capital del estado, una ciudad pequeña conocida por su universidad, allí estaba nuestro hotel y desde allí nos moveríamos en coche por el resto de pueblos y ciudades.

Sección de cervezas en el mercado locald e Burlington

Alchemist y Hill Farmstead no nos preocupaban demasiado, ambas fábricas abren casi todos los días, sin embargo Lawson’s no admite visitas y sus cervezas se distribuyen durante la semana a lo largo de diferentes ciudades. El día de llegada a Burlington lo hicimos coincidir con el día que tocaba la distribución en la ciudad, por las noticias que había leído sus latas no suelen durar mucho más de un día y en ocasiones, especialmente en verano, poco más de unas pocas horas. En la ciudad tenía localizados un 3 establecimientos que venden sus cervezas, así que nada más aterrizar y coger el coche nos fuimos directamente en busca de las cervezas de Lawson’s. Teníamos localizado un mercado local, llamado City Market, y allí nos fuimos, cuando llegamos la sorpresa no fue pequeña, el mercado estaba lleno de productos locales, y destacaban especialmente el sirope de arce y la cerveza. Una sección totalmente refrigerada con una persona dedicada exclusivamente a esta sección. Allí estaban Sip of Sunshine y Super Session #8 recién llegadas, como era de esperar había un límite máximo de latas por persona pero aun así nos pudimos llevar un buen número. Echamos un vistazo al resto de la sección y preguntamos al encargado por alguna recomendación, no dudó en señalarnos Upper Pass una cervecera muy local de la que estaba disponible la APA First Drop. Nos hubiera gustado llevarnos más pero el gran problema en Estados Unidos es que te obligan a comprar mínimo un four pack y teníamos bastantes visitas programadas por delante.

First Drop American Pale Ale de Upper Pass

De vuelta en el hotel no lo dudamos y rápidamente probamos las tres cervezas. La primera, Super Session #8, una Session IPA con 4.8% ABV y elaborada con lúpulo Mosaic, de color dorado y espuma blanca cremosa, intenso aroma a frutas tropicales y cítricos, con matices de pomelo, mandarina, lima y mango, seca en boca con notas herbales y de pomelo. First Drop por su parte es una American Pale Ale con 5.9% ABV elaborada con Mosaic, Citra, Centennial y Azacca, de color anaranjado, turbia, de aroma tropical con matices de mango, pomelo, albaricoque, plátano y mandarina, amargor moderado y muy afrutada y tropical en boca. Y por fin llegaba el momento de probar Sip of Sunshine, llevaba mucho tiempo detrás de esta cerveza así que las expectativas eran bien altas. Se trata de una Doble IPA con 8% ABV, de color dorado limpio y corona de espuma blanca cremosa y duradera, aroma intenso donde se aprecian notas de melocotón, albaricoque, pomelo y notas de hierba y flores, de amargor no demasiado intenso, buen equilibrio, y notas de pomelo, hierba y albaricoque y un final seco y resinoso muy agradable. Las expectativas no decepcionaron y creo que Sip of Sunshine fue de las cervezas que más disfruté durante el viaje y posiblemente de las mejores Doble IPA que he probado.

En Burlington hay dos locales especialmente destacados, The Farmhouse Tap & Grill con una buena selección de cervezas (Alchemist, Lawson’s, Hill Farmstead, Lost Nation…) y Zero Gravity Brewpub una cervecera local que ofrece cervezas y pizzas. Nosotros por motivos logísticos descartamos ambas opciones, pero el bar del hotel nos guardaba algunas agradables sorpresas, allí probamos algunas cervezas locales entre las que destacaban Maple Breakfast Stout de 14th Star Brewing y la IPA de Fiddlehead Brewing, ambas ricas pero muy lejos de las que habíamos probado antes. Con unas pocas latas más de Lawson’s dimos por finalizada nuestra primera jornada en Vermont.